Implementar aulas y cursos virtuales:
instalar Moodle es sólo el primer paso

A nuestro entender, Moodle es el Sistema de Gestión del Aprendizaje (LMS) más flexible y completo del mercado. Sin embargo, una confusión que encontramos con frecuencia en nuestra práctica cotidiana consiste en la creencia que diseñar, personalizar, implementar y administrar un aula y sus cursos virtuales se reduce al simple acto de instalación de Moodle.

La situación: una llamada telefónica con un potencial cliente de un organismo público con el que ya veníamos intercambiando información vía email. Lo llamaremos Roberto.

Muchas gracias por enviarnos la información solicitada, es muy interesante –expresó con solemnidad Roberto –Pero ya tenemos un informático que nos instalará Moodle.

Sorprendido por el grado de desconocimiento que Roberto (jefe del área de Capacitación) evidenció en una oración, sólo atiné a preguntarle: –¿Esta persona tiene experiencia en implementar Campus Virtuales, diseño instruccional para modalidades en línea, organización de recursos para dar respuestas al estudiante, gestión de Aulas virtuales…?

Incómodo ante la pregunta, pero decidido a aparentar que ya había pensado en ello, respondió cortante: –No, no… Él nos instala el Moodle y nosotros iremos aprendiendo lo demás. Hoy está todo en Internet, seguramente lo veremos sobre la marcha. Que tenga usted buenos días.

Y finalizó la comunicación.

En seguida, me dirigí a Google, intentando desentrañar lo que Roberto quiso decir con “…un informático que nos instalará Moodle”. En la plataforma de e-commerce Mercado Libre, encontré algunas respuestas: estudios de soluciones informáticas y desarrollo de software (y hasta personas idóneas) ofrecen la instalación de Moodle hasta por 50 dólares. Bajo los lemas: “implemente elearning” y “brinde sus cursos en línea”.

Entonces reflexioné sobre la confusión de Roberto:

  1. Roberto equipara “herramienta” con “profesión”. Esto es lo mismo que creer, por ejemplo, que para llevar adelante el área contable de una organización, sólo es necesario instalar Microsoft Excel o LibreOffice Calc y que “lo demás” se irá aprendiendo sobre la marcha.
  2. “Instalar Moodle” es sólo una mínima fracción de la implementación de elearning a través de un Campus Virtual. En realidad, también es la parte más sencilla, ya que Moodle provee un instalador muy fácil e intuitivo. Incluso hay varios servicios de Hosting que ya están integrados a este LMS, con lo que este paso es aún más simple.
  3. La gran mayoría de los servicios baratos mencionados, brindan una instalación básica de Moodle: la que viene “de fábrica”, con una limitada y rápida personalización. A menos que la institución ya cuente con personal de sólida experiencia en la optimización de recursos del área para modalidad elearning, diseño instruccional, administración avanzada y soporte técnico de Moodle (y un largo etcétera), esta instalación les resultará inútil y la implementación del ansiado Campus Virtual será tan problemática, que es probable que se abandone el proyecto.
  4. Roberto cree que implementar un Campus Virtual exitoso y eficiente, es algo que se hace “de la noche a la mañana”. Nada más alejado de la realidad. Lleva tiempo, trabajo, profesionalismo y constancia. Una combinación planificada de recursos humanos capacitados, una organización del área eficiente, un LMS configurado según todos los requerimientos y características de la institución y sus públicos; proveedores de administración, soporte técnico y Mesa de Ayuda con experiencia y conocimientos avanzados; estrategias de comunicación interna y externa, dirigidas a promocionar los cursos e invitar a ingresar al Campus, entre otros componentes. Hemos visto a instituciones lograr esto en un año, tal vez en dos, pero nunca en unos días.
 

A menos que cambie su visión y corrija su accionar, Roberto tendrá numerosas dificultades para poner en marcha su Campus, sobrecargando con mucho trabajo extra a sus subordinados. Las ineficiencias y descoordinaciones se incrementarán exponencialmente cuando cientos de estudiantes ingresen al Campus a capacitarse.

Roberto maldecirá el día en que se le ocurrió incorporar la modalidad elearning y el Campus comenzará a caer en el olvido.

Por favor, no sea como Roberto: busque asesoramiento y escuche el consejo de profesionales con amplia trayectoria implementando campus virtuales exitosos y eficientes.

Muchas gracias.  

Lic. Ricardo Acosta García

Consultor e-learning

Más artículos